Si tienes un negocio pequeño que puede ser fácilmente imitado, entonces el franquiciar puede ser una de las mejores maneras para expandirlo de forma rápida. Y si lo abordas de la manera correcta, ciertamente puedes aumentar tu rentabilidad.

Aquí hay ocho consejos que te ayudarán durante la transición:

1.Organízate. 

Analiza cómo funciona exactamente tu negocio. Los franquiciados necesitarán detalles y pautas exactas para poner en marcha sus negocios. Este proceso lleva algún tiempo, pero vale la pena, incluso si decides no lanzar la opción de la franquicia, esto, en última instancia, ayudará a que tu negocio funcione con mayor fluidez. Desde el marketing hasta la señalización, pasando por las tarjetas de visita y la formación del personal, todo tiene que ser ejecutado de manera similar. Desarrolla un manual de operaciones para dar a los franquiciados una forma rápida de referenciar las políticas y las mejores prácticas y crear un proceso de aprobación para que apruebes las decisiones más importantes.

2. Contratar un abogado. 

Obtener el asesoramiento de un experto es realmente crucial durante el proceso de franquicia. Para empezar, necesitarás llenar un Documento de Divulgación de Franquicias. Tiene un formato muy distinto que debes seguir, y es importante que un abogado te acompañe en este proceso. Tendrás que fijar el precio, crear un acuerdo de franquicia y determinar la protección de la propiedad intelectual. (Además de reunirte con un abogado, la Asociación Internacional de Franquicias también tiene algunos recursos excelentes).

3. Se exigente.

 Al igual que con las citas, debes ser extremadamente selectivo cuando se trata de elegir franquiciados. Es fácil encontrar gente con capital, pero, ¿son las personas adecuadas? ¿Tienen los antecedentes adecuados para dirigir un negocio? Es alguien que te representará, así que tiene que encajar bien. Después de todo, estás en esto para proteger y hacer crecer tu marca. Establece un proceso de entrevistas y decide cuáles son tus exigencias.

4. Construye y protege tu marca. 

Como franquiciante, tu activo más valioso es tu marca; protégela a toda costa. Tu marca representa tu cultura, tus creencias y tu actitud hacia los clientes. Cuando haces una franquicia, le estás dando a la gente nueva la capacidad de representar tu marca. Este es uno de los mayores riesgos de la franquicia. Se deben establecer directrices claras para el uso de todos los activos de la marca. Quieres estar seguro de que estás enviando un mensaje claro de una fuente clara, y que ese mensaje sea consistente en toda la organización. Ningún detalle es demasiado pequeño. Esto puede parecer excesivo, pero nunca dejes que nadie utilice los activos de tu marca de ninguna manera, por pequeños que sean, sin tu aprobación previa. Monitorea todo, presta mucha atención a los videos e imágenes, y controla todos los medios sociales de manera regular y detallada.

5. Elige las ubicaciones adecuadas. 

¿Qué ubicaciones tienen más sentido para tu negocio? ¿Dónde tienes ya reconocimiento de marca? Considera la posibilidad de mantener tus primeras ubicaciones cerca de tu casa, pero lo suficientemente lejos como para no perjudicar las ventas en tu ubicación inicial. De esa manera, puede manejar la logística fácilmente. Ten en cuenta que querrás visitar estos lugares en persona de vez en cuando, así que elige lugares con fácil acceso a un aeropuerto.

6. Encuentra un mentor… 

O dos o tres. Siempre habrá gente que esté dispuesta a darte consejos… sólo tienes que buscarlos.

7. Saber cómo quieres crecer. 

El crecimiento constante y estratégico es ideal. ¿Tiene sentido expandirse a nivel internacional? ¿O deberías ceñirte a un plan a nivel estatal?

8. Apoye a sus franquiciados. 

Al principio, necesitarás algo de tiempo cara a cara con tus franquiciados, así como mucho tiempo en línea y por teléfono. Haz todo lo que puedas para animarlos celebrando victorias e hitos. Recorre los artículos que te resulten útiles y compártelos. Y por último, pero no menos importante, establece una forma para que los franquiciados se comuniquen entre sí también.