Las oportunidades para emprender son muy variadas – y el cielo es el límite a la hora de elegir qué idea de negocio quieres perseguir. Pero si quieres empezar un negocio que viene con una marca y un modelo de negocio establecidos, abrir tu primera franquicia podría ser una buena opción.

Las franquicias permiten a los individuos involucrarse con las responsabilidades que conlleva ser dueño de un negocio. Aunque requiere un trabajo duro, hay muchas historias de éxito.

Los propietarios de franquicias Algy y Kermie Irvin abrieron un popular local de franquicia, Painting with a Twist, en 2009. No sólo proporcionaron a su comunidad una opción de evento creativo, sino que también vieron un gran retorno de la inversión, con un crecimiento anual proyectado del 19% en 2016.

¿Te sientes inspirado para ser dueño de un local de franquicia propio? Sigue leyendo para ver lo que se necesita para empezar.

En 2017, se estima que 745.290 franquicias operaban en los EE. UU. ¿Pero qué franquicia deberías abrir? ¿Y qué es necesario para empezar?

Oportunidades de franquicia

No te olvides de hacer tu investigación, tener información sobre franquicias y emprendimiento será esencial.. Tu primera decisión importante es en qué industria te gustaría entrar. ¿Te apasiona la comida? Echa un vistazo a las franquicias de restaurantes. ¿Eres un aficionado a la gimnasia? Mira las opciones de gimnasios y estudios de entrenamiento.

¿Hay alguna necesidad en tu ciudad o pueblo? ¿Y puede esa necesidad ser satisfecha por la franquicia que elijas abrir? Por ejemplo, supongamos que tu comunidad necesita un programa para después de la escuela o una tutoría. Considera la posibilidad de abrir una franquicia, como Mathnasium, que ofrezca tutoría a los estudiantes.

También es una buena idea visitar las franquicias locales cercanas a ti. Pregúntale a los propietarios qué les gusta de su franquicia y qué aspectos del negocio no les gustan. Podréis hablar de su experiencia con la franquicia y tú estarás bien informado cuando tomes la decisión final.

Además de determinar qué industria seguir considera la inversión inicial requerida, la competencia en tu área, la capacitación ofrecida por el franquiciador y los costes continuos. Esta información se encuentra a menudo en el sitio web del franquiciador (por ejemplo, Dunkin’ Donuts, Taco Bell y Subway). Con estas cosas en mente, evalúa qué opción de franquicia es la más adecuada para ti.

Cómo iniciar una franquicia

Empezar una franquicia es un gran compromiso, y hay algunas cosas a considerar. Echemos un vistazo.

1. Evaluar los costes

Como en cualquier otro pequeño negocio, hay costes iniciales para hacer despegar tu franquicia. Aquí hay algunas inversiones iniciales comunes:

Cuota de franquicia – La cuota de franquicia es el coste fijo que un franquiciado potencial paga por adelantado para operar la franquicia. Antes de buscar una oportunidad de franquicia, asegúrate de que puedes cubrir los costes iniciales, que normalmente oscilan entre 20.000 y 50.000 dólares y pueden llegar a ser de hasta 100.000 dólares, dependiendo del tamaño de la franquicia. Afortunadamente, hay opciones de asistencia financiera, como un préstamo de la SBA o un préstamo bancario. Estos pueden reforzar tu inversión inicial en efectivo en el negocio.

Equipo y suministros – Los franquiciadores te darán una idea de qué equipo será necesario y cómo obtenerlo. Algunos incluso ofrecen opciones de financiación para estos costes iniciales.

Bienes inmuebles – El franquiciador a menudo proporciona recomendaciones sobre los tipos de ubicación y puede aconsejarte sobre lo que funcionará mejor para tu negocio. Por ejemplo, McDonald’s tiene requisitos específicos para sus ubicaciones (por ejemplo, un área de construcción de 4.500 pies cuadrados y estacionamiento en el lugar).

2. Requisitos del franquiciador

Un franquiciador a menudo tiene requisitos de un franquiciado antes de que pueda ofrecer un acuerdo de franquicia. 7-Eleven, por ejemplo, exige a los nuevos franquiciados que tengan la ciudadanía o la residencia permanente en los Estados Unidos, un excelente puntaje de crédito y experiencia en ventas al por menor. Otros detalles comunes que un franquiciador podría considerar incluyen:

  • Valor neto
  • Experiencia en la industria
  • Dinero disponible
  • Otras fuentes de ingresos

Estos pueden variar dependiendo de la industria a la que te incorpores. Y es mejor contactar con el franquiciador con el que te gustaría trabajar para obtener más detalles y una solicitud.

3. Documento de divulgación de la franquicia

El franquiciador debe proporcionar un documento de divulgación de la franquicia (FDD) antes de firmar cualquier contrato. Incluirá información sobre los honorarios iniciales, la inversión inicial estimada y mucho más.

El documento de divulgación de la franquicia proporciona al potencial franquiciado toda la información que necesitas para tomar una decisión acerca de si debes o no firmar un contrato con el franquiciador.

4. Revisar el acuerdo de franquicia

Una vez que su solicitud sea aprobada, el franquiciador le proporcionará un acuerdo de franquicia. Este es el contrato que firmarás para convertirte en franquiciado y ser dueño y operar un negocio bajo el franquiciador.

Puede ser útil contratar a un abogado con experiencia en franquicias para que te ayude a revisar cuidadosamente y a entender el acuerdo. Cuando esté listo, firme para comenzar su viaje como franquiciado.

5. Elige una ubicación

A continuación, tendrás que encontrar un lugar para instalarte. Dependiendo de la cantidad de dinero que estés dispuesto a pagar por adelantado, la compra de una propiedad y el alquiler de un espacio existente son ambas opciones. Y los franquiciadores suelen dar recomendaciones sobre qué tipo de espacio funcionará mejor.

Este es el momento de trabajar estrechamente con tu franquicia para asegurarte de que el sitio que elijas sea del tamaño correcto para las necesidades de la tienda, y que los patrones de tráfico y el tráfico peatonal del sitio se alineen con las horas en que operará tu franquicia. Los costos de alquiler son otra consideración, y es mejor trabajar con un asesor legal para asegurar que el contrato de alquiler sea el más adecuado para usted y su franquiciador.

6. Capacitación

Es hora de aprender los entresijos del negocio. Los franquiciadores ofrecen sesiones de entrenamiento para enseñarte a ti y a tus nuevos contratados todo lo que necesitáis saber sobre los productos o servicios que venderéis, las pautas y políticas, y los sistemas que usareis. Tu franquicia a menudo te proporcionará capacitación sobre comercialización, administración y los fundamentos del negocio que necesitarás para operar el negocio.

7. Abierto para el negocio

Una vez que tu franquiciador envía un representante para aprobar tu ubicación, es hora de comercializar tu gran apertura. Los franquiciadores suelen tener anuncios predeterminados, señalización e ideas de promoción para la apertura. E incluso pueden proporcionarte un consultor corporativo para asegurar que el día de la apertura se desarrolle sin problemas.

¡Felicidades! Estás bien preparado y listo para abrir. Prepárate para tu nueva vida como franquiciado.